Mistral Bonsai

Especial riego

¿Por qué hay que regar?

El agua es imprescindible para cualquier ser vivo. Las plantas que viven en una maceta dependen de nosotros para crecer. Las raíces, además de agua, necesitan aire, por lo que es conveniente dejar secar un poco el sustrato entre riego y riego. Frecuencia y cantidad son la clave.


¿Cada cuándo hay que regar?

La frecuencia de riego depende del tipo de bonsái, de cómo sea la tierra, del tamaño de la maceta y de si recibe sol o no.

Sin embargo, podemos decir que, como norma general, regaremos cuando veamos que la primera capa de sustrato está seca. Esto se nota tocando la tierra con los dedos o por la observación del cambio de color (el sustrato se ve pálido).


¿Cómo hay que regar?

1. Con regadera

Utilizaremos una regadera que tenga agujeros finos para que el agua caiga con suavidad. Regaremos en abundancia hasta que el agua salga por los orificios de drenaje. Mojaremos el tronco y las hojas como si se tratase de la lluvia.

regadera
Encuentra aquí nuestras regaderas

2. Por inmersión

Sumergiremos el bonsái en un recipiente con agua. El nivel de ésta debe rebasar la superficie de la tierra. Así dejaremos nuestro bonsái por espacio de cinco minutos, hasta que dejen de salir burbujas.

Este sistema nos permitirá hidratar bien en caso de que hayamos olvidado regar, así como verificar si la frecuencia habitual de riego es la más adecuada. Si salen muchas burbujas, sabremos que será necesario regar más a menudo, si salen muy pocas, veremos que estamos regando con demasiada frecuencia.

Si regamos por inmersión, conviene cambiar de vez en cuando a un riego con regadera para que las sales de la tierra no se acumulen en la superficie del sustrato.

immersion

3. Hidrobonsai System

Hidrobonsái es un sistema desarrollado por Mistral Bonsai para complementar el riego de los bonsáis. Garantiza todas las necesidades hídricas de su bonsái en todas aquellas situaciones en que no es posible regar de manera convencional. El sistema se basa en la circulación de agua desde un depósito hasta el sustrato a través de una mecha húmeda.

El uso de Hidrobonsái es muy aconsejado:

  • En especies de interior como ficus, Zelkova, Ligustrum, etc. para satisfacer los altos requerimientos hídricos, sobre todo en primavera y verano.
  • En el resto de especies de interior y exterior, para vacaciones, fines de semana o como complemento del riego habitual.
  • En bonsáis de exterior como Acer, Pyracanta, Cotoneaster, higuera…, puede utilizarse de abril a agosto, manteniendo su ubicación en el exterior.
hidro

¿CÓMO SE INSTALA?

Separar ligeramente la maceta del árbol, haciendo presión con los dedos por los agujeros de drenaje. Introducir, mediante la ayuda de unas pinzas o de un lápiz, un extremo de la mecha por uno de los agujeros centrales de la maceta, asegurándose de que haga contacto con la tierra y no pueda desprenderse fácilmente.

Colocar de nuevo el árbol dentro de la maceta en su posición habitual y regar el bonsái a fondo. Poner el bonsái encima de la tapa y pasar el otro extremo de la mecha por la ranura o agujero central tirando bien para que no quede la mecha doblada. Llenar de agua el depósito y poner la tapa con el bonsái encima, asegurándose de que la mecha queda dentro del agua.

¿CÓMO SE UTILIZA?

El depósito de agua de Hidrobonsái suministra lentamente agua al bonsái, lo que permite regar solamente una vez cada 10 o 30 días, según especie y tamaño de la maceta. Para todos los bonsáis en general, hay que regar sólo cuando el árbol llega a agotar el agua de la maceta.

¿CÓMO REGAR CUANDO TENEMOS NUESTRO BONSAI EN EL HIDROBONSÁI?

Regar por encima de la maceta, hasta que la tierra esté bien empapada. El agua sobrante cae en el depósito y no salpica los muebles. Acabar de llenar el depósito.

IMPORTANTE: Aunque el riego no sea preciso, recomendamos revisar el nivel de agua de nuestro Hidrobonsái al menos una vez a la semana.

CONSEJOS PRÁCTICOS

  • En interior coloque el bonsái a 60 cm como máximo de una ventana.
  • En verano evite el sol directo.
  • No ponga el bonsái encima de una fuente de calor, como puede ser un televisor o un radiador.
  • Gire la planta cada 15 días para que la luz llegue de manera uniforme a toda la planta.
  • En caso de una ausencia prolongada del hogar (meses), coloque el bonsái con la tapa del Hidrobonsái sobre un depósito grande con agua. Mientras no se agote el agua del Hidrobonsái, el sistema funcionará correctamente.
  • Si se queda sin agua y tanto la tierra como la mecha se secan, se debe regar a fondo el bonsái fuera del Hidrobonsái, con el fin de humedecer la tierra y la mecha lo suficiente como para que el sistema pueda volver a funcionar.

4. Vaporizador

Pulverizar es rociar las hojas de los bonsáis con agua dispersada a presión en forma de una lluvia fina.

Los árboles que viven en el campo reciben a menudo el rocío de la mañana, lo que es una fuente de vitalidad importante para las plantas, que absorben esta agua a través de las hojas.

En los valles agrestes de las montañas, las cantidades de agua recogidas por el rocío llegan a superar las de agua recibida por la lluvia, lo que nos da idea de la importancia que para estas plantas tiene el rocío.

Los bonsáis que viven en las ciudades o están en el interior del hogar no reciben casi nunca este rocío. Los bonsáis que viven en las casas no reciben tampoco el agua de lluvia y las hojas se van llenando de polvo.

Es importante pues, para limpiar las hojas de polvo y para vitalizar los árboles que viven en ambientes secos, rociar de vez en cuando las hojas.

vaporizador

¿CUÁNDO HAY QUE PULVERIZAR?

Si lo que queremos es solamente limpiar las hojas, con una vez a la semana que pulvericemos las plantas generalmente es suficiente. Si lo que pretendemos es animar un bonsái fatigado, será preciso pulverizar las hojas cada día. La mejor hora para la pulverización es a la caída del sol. Hay que evitar rociar los bonsáis a pleno sol, al mediodía, por los efectos dañinos que se pueden producir.

¿CÓMO HAY QUE PULVERIZAR?

Hay que rociar las plantas con un pulverizador o con una manguera que tenga una rosa que permita lanzar el agua como una lluvia muy fina. Hay que rociar de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba, para que llegue el agua a todas las hojas del árbol.


¿Con qué agua hay que regar?

La mejor agua de riego es la de lluvia o la de manantial. Éstas son aguas de muy buena calidad para el riego. Por regla general, el agua de la red pública es adecuada, siempre y cuando se deje reposar en un recipiente que deberá permanecer destapado durante 24 horas para que el cloro se evapore.

¿Quieres ver todos nuestros productos de riego?

ACCEDER A LA TIENDA