Blog

Calendario de abonado del bonsái

  Admin       27/07/2017
Calendario de abonado del bonsái

Explicar el ritmo de abonado con un calendario es una aproximación, ya que las temporadas en las que abonamos y las temporadas en las que dejamos de abonar varían enormemente según el clima de la región donde vivimos. Hay años en los que la primavera llega antes, lo que nos obliga a abonar antes de lo previsto, y hay años en las que la brotación de los árboles se retrasa, por lo que empezaremos a abonar más tarde.

Si el clima de nuestra región es frío, los árboles empezarán a brotar más tarde y su crecimiento de detendrá antes, e incluso puede que en verano no haga el calor suficiente como para que los árboles entren en reposo. Eso quiere decir que si los bonsáis no entran en reposo tenemos que seguir abonando, pero en menor cantidad que en primavera y otoño. Por otro lado, en las zonas donde hay veranos calurosos, durante los meses de junio, julio y agosto, el crecimiento de las raíces se ha completado y el crecimiento de los brotes se detiene. Por eso, reduciremos enormemente el abonado. En plena calor los árboles necesitan más agua que abono.

NORMA GENERAL: abonar cuando los bonsáis crecen

calendario abonado bonsai

Este esquema es una aproximación general para hacernos una idea global de cuando son los periodos fuertes de abonado. Pero si que hay algunos puntos importantes a tener en cuenta:

1. Empezaremos a abonar cuando hace unas semanas que los árboles han empezado a brotar: de esta manera conseguiremos que los primeros entrenudos no se alarguen demasiado, lo que es un gran inconveniente si queremos formar una ramificación densa.

2. Cuando el crecimiento de los árboles se detiene reduciremos el abonado a mínimos: si seguimos abonando y las raíces no son capaces de “consumir” el abono, lo único que conseguiremos será aumentar peligrosamente la salinidad de la tierra.

3. El abonado más importante de los bonsáis es el que hacemos a principios de otoño: este abonado sirve para “cargar” los árboles de energía, de manera que puedan brotar con fuerza en la primavera. Los árboles empiezan a brotar consumiendo la energía que acumularon durante la temporada anterior. En esta temporada es muy adecuado emplear un abono orgánico de fondo.

4. Durante las temporadas en las que “no abonamos” podemos usar un abono líquido a muy baja dosis: aunque los árboles detengan su crecimiento por completo, no por ello las raíces dejan de tener una cierta actividad. Por ello es interesante realizar una vez al mes un abonado con una dosis mínima (de 1/2 a 1/4 de la dosis normal) con un abono líquido como Nutribonsai, es ideal para esta época.

5. Los abonos sólidos orgánicos tardan en fermentar, por lo que los colocaremos unas semanas antes.

ARTÍCULO BONSÁI PASIÓN

Podéis encontrar el artículo completo en la Bonsái Pasión número 92Monográfico especial “La fertilización y el suelo”

bonsai pasion 92


¡COMPÁRTELO!