Blog

Aplicación de micorrizas en el cuidado de los bonsáis

  Mistral Bonsai       18/12/2018
Aplicación de micorrizas en el cuidado de los bonsáis

Las micorrizas son hongos que conviven con las raíces de las plantas y los árboles. Podemos decir que el 100% de las raíces de los árboles viven en simbiosis con estos hongos.

Actualmente, se sabe que casi la totalidad de las plantas vasculares que viven en la tierra conviven con micorrizas, pero en el caso de los árboles, podemos afirmar que todos. Para el caso que nos ocupa, todas las especies de árboles que se cultivan en bonsái viven en relación con micorrizas que nos ayudan muchísimo a su cultivo.

¿Cómo trabajan?

Las micorrizas viven enredadas entre las raíces de las plantas, y extienden sus finos hilos en la tierra, captando así agua y abono que suministra a las raíces. A cambio reciben de las raíces una parte de los azucares que los árboles sintetizan en las hojas, lo que permite que estos hongos crezcan con vigor.

Pero ¿Qué hacen las micorrizas para que sean tan beneficiosas?

1. Aumentan la capacidad de absorción de los nutrientes.

2. Aumentan la capacidad de absorción del agua.

3. Recubren y protegen las raíces de posibles enfermedades, insectos, sequías y heladas.

Aunque parezca que las micorrizas consumen cantidades enormes de nutrientes, los árboles siguen ganando en su relación con las micorrizas. En estudios realizados en el laboratorio, se ha visto que infectando las raíces de los Pinus thunbergii con micorrizas, la absorción de fósforo aumenta un 300%, la de potasio aumenta un 40% y la de nitrógeno un 30%.

Además, se observa que, en promedio, el crecimiento de los pinos micorrizados aumenta un 50% respecto a los que no lo están. Las micorrizas protegen a las raíces de numerosos patógenos e insectos, pero también les ayudan a soportar mejor las sequias e incluso aumentan la resistencia de las raíces a las heladas.

Estos hongos se encargan de formar un tejido espeso que absorbe agua y nutrientes y por eso las raíces no necesitan crecer tanto. Teóricamente si el crecimiento de las raíces se reduce, podremos trasplantar con menos frecuencia. Y, aunque abonemos menos, las raíces con micorrizas siguen alimentando bien a los árboles.

estructura micorrizas

Clases de micorrizas

Podemos dividir a este hongo en tres grandes famílias según su manera de relacionarse con las raíces:

– Ectomicorrizas: viven en el exterior de las raíces, abrazándolas.

– Endomicorrizas: son las que viven dentro de las raíces, entre sus células.

– Ectendomicorrizas: viven tanto dentro como fuera de las raíces, son una combinación de las dos anteriores.

Entre las micorrizas que tiene más relación con los bonsáis distinguiremos las Ectomicorrizas. Éstas, cubren con sus hilos las raíces finas de estos árboles, formando una especie de estuche vegetal. Este estuche de hifas multiplica la capacidad de absorción de las raíces que quedan recubiertos por completo por ellas.

¿Cómo las podemos reproducir en nuestros bonsáis?

Una manera de micorrizar un bonsái es añadir un poco de tierra vieja micorrizada (con hongos) a la tierra nueva en el momento del trasplante. Otra opción muy efectiva es usar el sustrato colonizado con micorrizas de Mistral Bonsai: el Naturbonsai, en el que tenemos otro artículo que explica detalladamente las funciones del producto. Normalmente se aplican mezcladas en el sustrato durante el trasplante, pero pueden aplicarse también haciendo agujeros en el suelo de los bonsáis.

Para que sean efectivas las micorrizas deben inocularse cuando las raíces crecen con fuerza, que suele ser al principio de la primavera.

Parece obvio, pero para la vida de estos hongos, es necesario que los bonsáis vivan en lugares bien soleados, ya que para producir los azucares de los que se alimentan las micorrizas los bonsáis necesitan recibir mucho sol. Por lo tanto, para fomentar el trabajo de estos hongos, y para que se reproduzcan bien, colocaremos los bonsáis en lugares soleados y ventilados, los cultivaremos en suelos muy drenantes, y los abonaremos moderadamente.

Producción en el laboratorio de Mistral Bonsai

La producción de hongos capaces de micorrizar los árboles se efectúa de modo casi artesano, realizándose en un ambiente completamente estéril y habilitado para no contaminar el hongo con las esporas que flotan en el aire.

laboratorio micorrizas

Para que las micorrizas sean efectivas, su proceso de producción es muy largo, dura casi un año.

Después de probar muchos hongos, las micorrizas de algunas especies de amanitas son las que muestran más efectivas para micorrizar los pinos que se cultivan en bonsáis.

Podrás ampliar la información en el monográfico especial «Curso de bonsái científico» de la Revista Bonsái Pasión Nº 101  o bien con el vídeo explicativo que tenemos en nuestro canal de youtube.

Sobre el autor

Mistral Bonsai

En Mistral Bonsai somos un equipo de comunicación, técnicos y maestros comprometidos desde el primer día con la que divulgación del maravilloso arte del bonsái. Un mundo, sin duda, con muchas cosas para compartir. Creemos que un bonsái es un árbol con alma, único e irrepetible. Otro de nuestros pilares más esenciales es, como no podía ser de otra manera, el estrecho compromiso para preservar el Medio Ambiente y la naturaleza.

¡COMPÁRTELO!