Blog

Los manzanos, un bonsái imprescindible en tu terraza.

  Mistral Bonsai       31/03/2020
Los manzanos, un bonsái imprescindible en tu terraza.

Los manzanos son un bonsái imprescindible para la colección de cualquier amante de los bonsáis ¿Quieres saber más sobre ellos? ¿Qué les hace tan únicos? Quédate en este artículo y descúbrelos.

La familia botánica de los Malus te puede dar muchas sorpresas agradables si los trabajas como bonsái. Hoy te daré una guía paso a paso con las sugerencias adecuadas para que puedas agregar a tu colección esta especie tan bien acogida por el mundo del bonsái.

Origen

Los Malus” son un género de la familia de las “Rosáceas”, que ha acompañado al hombre hace más de 15 mil años. Su origen es variado, desde las orillas del Mar Caspio, pasando por todo el Cáucaso hasta la región Noroeste de China. Fue introducido en Europa por los romanos y existen más de 1.000 especies híbridas.

Lo que más nos llama la atención de los manzanos son sus flores y sus frutos. Su floración es abundante y va desde el blanco, pasando por el rosa pálido hasta un lila muy sutil. Además, otro atractivo son sus frutos rojos claros y oscuros, de tamaño pequeño que son ideales para bonsái.

Bonsáii Malus en flor

Otro de sus encantos es poder observar el paso de las estaciones. En invierno se desprende de sus hojas dejándonos observar la silueta de su tronco y la belleza de sus formas. Cuando el invierno da la bienvenida a la primavera vemos todo un espectáculo. El contraste del color grisáceo del tronco con el rosa de los capullos florales. Con las temperaturas más suaves, las flores explotan dejando paso también a las hojas de un verde brillante. Con la llegada del verano aparecen sus pequeños frutos que van madurando a lo largo de los meses. En otoño nos regalarán un color rojo intenso inigualable. Poco a poco sus hojas se marchitarán preparándose para el invierno.

Cuidar un bonsái Malus es ver el paso de las estaciones y observar los cambios que nos regala cada una de ellas.

Dónde situar los manzanos en bonsái

Los Malus son bonsáis de exterior. Necesitan la mayor cantidad de luz solar posible. En verano aplicaremos el mismo cuidado que a tus otros bonsáis de exterior, es decir, protegerlos del fuerte sol del mediodía. Aunque resiste bien las heladas es aconsejable protegerlos en un invernadero si la temperatura es inferior a -2ºC.

Manzano bonsái con fruto

El riego. Cómo regar correctamente tu bonsái.

Regar correctamente es uno de los puntos críticos en cualquier cuidado de bonsái. ¿Cómo hacerlo? Comprobaremos la superficie del sustrato y regaremos solo cuando esta superficie esté seca. Presta atención especial en los días cálidos de verano, ya que seguro que tendrás que regar con más frecuencia.

Recuerda: cuando este en plena floración, no riegues las flores. Esto haría que se marchiten más rápidamente y no te permitirá disfrutar de todo su encanto.

No te pierdas el vídeo de cuidados básicos del bonsái Malus donde podrás aprender los trucos más sencillos para cuidar nuestro árbol. Pincha aquí.

Abonado

Para el abonado del bonsái manzano deberemos tener en cuenta el paso de las estaciones. En cada una de ellas el bonsái necesitará en más o menos cantidad de los nutrientes. Esto dependerá del momento en que se encuentre.

Cuando después del inverno empieza a subir la temperatura debemos aplicar un abono que favorezca su crecimiento. Un abono con estas características puede ser el Joy Tamahi o el Nutribonsai.

A mediados de primavera podemos aplicar el abono Bio Gold para favorecer la floración de nuestro bonsái manzano.

Pasada la floración podremos seguir abonando con cualquiera de los abonos anteriores.

Para no debilitar la energía de nuestro pequeño árbol te recomendamos que quites una tercera parte de sus frutos. Así nos aseguraremos de que tenga las reservas energía que necesita.

Abono para un malus bonsái

El trasplante de un malus

El trasplante del bonsái hay que realizarse cada 2/3 años aproximadamente. Dependerá del desgaste del sustrato y del número de raíces que tenga tu bonsái. Esto lo podremos saber cuándo el agua del riego no drene bien y la tierra esté muy apretada y tupida. Otro aviso que nos da el bonsái es que las raíces ocupan mucho espacio en la maceta.

Antes de hacer el trasplante nos tendremos que asegurar que el árbol esté en un estado óptimo.

Trasplantaremos entre finales de invierno y principios de primavera, justo antes de que se hinchen las yemas y el bonsái aún no tenga flores.

Si no te quieres perder nada de cuando tienes que trasplantar tu bonsái manzano mira este vídeo.

Para empezar el trasplante, lo primero que haremos es desenrollar las raíces y dejaremos las ramas necesarias para el diseño. Como sustrato básico podemos utilizar una mezcla de Terrabonsai (70%) y Akadama (30%).

Recuerda que el año anterior, en caso necesario, tendríamos que hacer la poda de las ramas que no queremos. La razón es muy simple. Por ejemplo, si quitamos raíces que alimentan a 8 ramas tendrán que alimentar a las mismas ramas, pero con menos raíces, por lo que árbol tendría que sobre esforzarse. Por otra parte, si hacemos la poda antes de quitar raíces el árbol ya no tendrá que hacer un esfuerzo extra para salir adelante.

En este vídeo el maestro Josep Maria te explica cómo hacer un trasplante.

¿Cuándo puedo podar y pinzar?

El pinzado se puede realizar todo el año. Se trata de quitar los brotes que se han salido de la silueta de tu bonsái.

La poda en bonsái tiene como objetivo definir la estructura y diseño del árbol. Teniendo en cuenta que es un caducifolio, si la poda es drástica, es mejor podar en primavera. Como la circulación de la savia está activa, podrá cicatrizar las heridas con más facilidad. Si solo tenemos que podar ramas secundarias lo podemos hacer en otoño. El árbol no tendrá hojas y podremos ver mejor la estructura de las ramas.

Poda y pinzado de un malus bonsái

El alambrado

El alambrado es muy similar a las demás especies de exterior. Debemos tener en cuenta que los manzanos no son muy flexibles. Si necesitamos cambiar mucho la posición de una rama, preferiblemente lo haremos en primavera. La savia estará más activa y evitará roturas en las ramas. Si por el contrario queremos alambrar ramas secundarias, podemos hacerlo en otoño, cuando el árbol esté sin hojas.

Esperamos que este blog te haya servido de mucha ayuda.

¡Mándanos las fotos de tus manzanos o etiquétanos en Instagram o Facebook para ver tus progresos y disfrutar de los malus!


¡COMPÁRTELO!