Blog

Regar bien un bonsái
es la clave

  Mistral Bonsai       02/06/2017
Regar bien un bonsái  es la clave

Regar un bonsái es muy fácil, pero este paso se dificulta cuando tenemos en cuenta la constancia. De manera general, sabemos que un bonsái se tiene que regar cuando veamos seca la primera capa superficial de sustrato (alrededor de 1.5 cm). Pero exactamente no siempre es así; la frecuencia del riego vendrá marcada por un conjunto de variables como: el tipo de bonsái que tenemos, por el estado vegetativo en el que se encuentre, por el tipo de sustrato que tenga, por el tamaño de la maceta y también por la ubicación. Por ejemplo, en los bonsáis de hoja caduca se riegan cuando la superficie de la tierra se seca, pero en las coníferas se tiene que regar cuando se seca la tierra del interior de la maceta. Normalmente, es mejor que las coníferas se sequen más que los árboles de hoja caduca.

 

Riego del bonsái

 

Los bonsáis viven en macetas pequeñas, estas se llenan pronto de raíces. Por eso, para que las raíces vivan bien, los bonsáis se cultivan en tierras granuladas. De esta forma, entre los granos de la tierra queda espacio suficiente para que el aire entre. Esto es muy bueno para las raíces de los bonsáis respiren sin dificultad, pero como hemos dicho antes, influye en la frecuencia del riego. Como solución a este problema, encontramos muchas especies de bonsáis en sustratos que retienen más el agua como la turba. Gracias a este tipo de sustrato, los principiantes tienen menor dificultad en cuanto a la constancia del riego.

 

regar un bonsai

Existen muchas herramientas para regar un bonsái como las regaderas, por inmersión o por el sistema hidrobonsai. Pero en este post os explicaremos los trucos para regar bien con la regadera:

1- Primero refrescaremos las hojas.

2- Después, regaremos de manera abundante la tierra de las maceta.

3- Esperaremos unos segundos hasta que el agua penetre en la tierra de la maceta y volveremos a regar de nuevo hasta que el agua salga por los orificios de la maceta.

4- Regaremos también por ambos lados de la maceta para que no queden partes de tierra seca.

La garantía de que hemos regado bien nuestro bonsái es cuando el agua sale abundantemente por los agujeros del fondo de la maceta. Este punto quiere decir que el riego está bien hecho.

¡IMPORTANTE! 

Ten en cuenta que durante la época de más calor, hay algunas especies que es bueno protegerlas de las fuertes insolaciones. Por eso, es muy practico proteger con una malla de sombreo, a excepción de las coníferas y los olivos que viven perfectamente a pleno sol. Pondremos la malla cuando veamos que ni con dos riegos al día es suficiente para hidratar nuestro bonsái.


¡COMPÁRTELO!