Blog

¿Cómo es la tierra de nuestros bonsáis?

  Admin       21/06/2017
¿Cómo es la tierra de nuestros bonsáis?

Normalmente sólo podemos ver la superficie de la tierra de nuestras macetas, por eso juzgamos su estado por la facilidad con la que el agua drena, después de regarlos: Cuando la tierra drena rápidamente es que todo va bien… ¿Pero, realmente, que sucede debajo de la superficie?

La tierra no es un substrato inerte en el que las raíces crecen. El suelo en la naturaleza está vivo y en los bonsáis bien cultivados nos sorprenderíamos si pudiéramos ver la enorme cantidad de microorganismos que viven en nuestras macetas. Por eso, si queremos abonar bien, hemos de comprender como funciona el suelo de nuestras macetas. Si logramos un suelo vivo, rico y equilibrado, nuestros bonsáis nos lo demostrarán con su crecimiento vigoroso.

COMPARACIÓN ENTRE UN SUELO DE BONSÁI Y UN SUELO NATURAL

La estructura del suelo de una maceta de bonsái nos recuerda a la de los suelos naturales del bosque: en la capa superior encontramos una delgada capa de suelo vegetal, debido a la periódica aportación de abono orgánico. En cambio hacia el fondo de la maceta el suelo sigue siendo muy mineral. Este suelo funciona perfectamente, debido a que reproduce las condiciones en la que las raíces de los árboles viven en los bosques Si lo pensamos bien el sistema de cultivar los bonsáis en tierras granuladas minerales no va tan desencaminado como puede parecer a simple vista. La diferencia más importante con el suelo de un bosque, es que la tierra granulada tiene mucha más aireación, lo que es necesario para conseguir que puedan vivir muchas raíces finas en el espacio limitado de una maceta. Si abonamos bien, este sistema funcionará perfectamente.

tierra bonsái

Como podemos apreciar en las anteriores imágenes, la estructura, a escala, del sistema de cultivo en macetas se parece extraordinariamente a la del suelo de los bosques. Las imágenes del suelo natural  pertenecen a una estructura de una explotación de Akadama en Japón: la capa de tierra orgánica es relativamente delgada: si las raíces de los árboles vivieran solo en esta capa, los troncos se desplomarían el primer día ventoso.

ARTÍCULO BONSÁI PASIÓN

Podéis encontrar el artículo completo en la Bonsái Pasión número 92Monográfico especial “La fertilización y el suelo”

bonsai pasion 92


¡COMPÁRTELO!