Blog

Cochinilla: la plaga más común en bonsáis

  Admin       27/07/2018
Cochinilla: la plaga más común en bonsáis

La cochinilla es la plaga más frecuente de los bonsáis. A veces pasa desapercibida, escondida entre las agujas de los pinos o simplemente confundiéndose con rugosidades de la corteza del árbol. La familia de la cochinilla, junto con los pulgones y algunas moscas blancas, forman parte del extenso orden de los homópteros.

Existen diversidad de especies de cochinillas conocidas, y por su tipo de reproducción y alimentación causan daños a los cultivos agrícolas y forestales. Es por eso, que un bonsái también se ve afectado potencialmente por la cochinilla.

En bonsái, la cochinilla es habitual, especialmente en árboles con mucha densidad de copa por donde el aire no circula correctamente. En estos casos, el interior de la copa se convierte en un hábitat especialmente atractivo para muchas especies de cochinilla.

¿Cómo identificamos los síntomas?

Los síntomas que ayudan a identificar los ataques causados por cochinillas son fáciles de observar. A diferencia de los pulgones que prefieren las hojas tiernas, la cochinilla es menos exigente y aparece tanto en hojas tiernas como en viejas, e incluso sobre las ramas. En el caso de las cochinillas algodonosas, las masas de individuos y los filamentos blanquecinos y ceras que producen son perfectamente visibles.

Consecuencias que produce en el bonsái

La cochinilla se alimenta a partir de savia de los árboles a los que parasitan. Las consecuencias para el bonsái en caso de ataques fuertes son el debilitamiento general. La deformación de la hoja y el crecimiento de agallas forman parte también de los efectos dañinos que producen sobre los bonsáis.

Control y eliminación de la cochinilla

El método de control es parecido en todos los casos, siendo la prevención muy importante porque una vez establecida la plaga su eliminación definitiva no es tan fácil como ocurre por ejemplo en los pulgones, ya que el caparazón de la cochinilla actúa muy bien como estructura protectora frente a insecticidas. Como método de prevención es importante mantener una copa bien aireada, limitar la aplicación de agua sobre las hojas y usar durante el verano (época de más riesgo de plagas) algunos insecticidas preventivos.

Para la eliminación de la plaga, en primer lugar y en caso de tener más bonsáis juntos, es necesario revisarlos para asegurarnos que la plaga no se haya extendido. El siguiente paso, seria aislar el bonsái afectado del resto de bonsáis sanos para evitar que la plaga se propague. Posteriormente, elegiremos la manera más efectiva para eliminar la plaga. Existen diversas soluciones:

– Eliminación mecánica: con la ayuda de una manguera con agua a presión e incluso el aire a presión podría arrastrar algunos de los caparazones y escudetes, pero el remedio sería poco efectivo. Lo más recomendable sería realizar una pequeña poda para crear algo de aireación en caso necesario, y eliminar manualmente las hojas afectadas por la cochinilla.

Tratamientos químicos: es el tipo de tratamiento más utilizado en bonsái. El tratamiento se realiza con insecticidas sistemáticos o con insecticidas de contacto muy potentes. Lo más difícil a la hora de aplicar un insecticida sobre la cochinilla es acertar el momento adecuado para hacerlo, ya que la presencia de caparazones y escudetes proporciona una buena protección al insecto, dificultando la acción de muchos de los insecticidas usados. Se deberá aplicar dos veces por semana hasta la total desaparición de la plaga.

Una buena opción complementaria al tratamiento seria reducir la humedad en las zonas en las que haya cochinillas. Además, si se disminuye un poco el riego de los bonsáis afectados se evitará que encuentren un lugar adecuado para reproducirse.

Después de eliminar las cochinillas de alguna de estas formas, se debería de utilizar un insecticida preventivo y rociar todos los bonsáis, repitiendo la aplicación cada quince días. Es importante revisar de vez en cuando la planta para asegurar de que no quede ninguna cochinilla en el envés de las hojas o en el tallo.

Para la aplicación de cualquier insecticida, es necesario tomar ciertas precauciones:

1- Seguir fielmente las instrucciones del fabricante.

2- Antes de la aplicación, lavar bien las hojas de la planta con agua y jabón

3- Pulverizar la planta en un lugar bien ventilado.

4- Aplicar el producto a una distancia adecuada, ya que se puede dañar la planta.

5- No aplicar el producto en días muy calurosos o muy fríos y tampoco dejar la planta tratada al sol.

Puedes ampliar la información en el Monográfico Plagas y enfermedades de la Bonsái Pasión 74,


¡COMPÁRTELO!