Blog

La poda de otoño en nuestros bonsáis

  Admin       30/11/2017
La poda de otoño en nuestros bonsáis

Nos acercamos a las puertas del invierno, lo que significa que ha llegado la hora de hacer la poda de otoño. Por una vez, el frío ha llegado puntual, las hojas de los árboles caducos ya empiezan a caer, y por eso es el momento perfecto para podar nuestros bonsáis.

¿Qué es la poda de otoño? 

La conocida como “poda de otoño” o “pre-poda”  se hace para que durante el invierno los árboles no desperdicien su fuerza formando las yemas en las puntas largas de las ramas, que tarde o temprano tendremos que terminar cortándolas.

Estos años pasados, con el tiempo tan suave, no sabíamos si podar o no, por miedo a que los árboles volvieran a brotar… Ahora que parece que el frío ya se ha instalado, lo podemos hacer con total tranquilidad porque los árboles van a entrar definitivamente en reposo.

poda otoño

¿Cuando es el momento exacto para realizar esta poda? 

Practicar la poda de otoño lo más tarde posible, tiene la ventaja de que disfrutamos de los colores de las hojas de nuestros árboles mucho más tiempo. Pero tiene la desventaja de que no cicatrizan tan bien los cortes medianos que les realizamos. Por eso, el momento justo, es cuando empiezan a caer las hojas de forma continua, porque el árbol todavía está algo activo y cicatrizará muy bien.

Este año, como hemos dicho ya ha llegado el frío para quedarse y hemos gozado de nuestros bonsáis llenos de hojas hasta ahora ¡Que no ha sido poco tiempo! Durante esta semana y las próximas, haremos la poda de otoño, pero es muy importante no esperar a que nuestros bonsáis hayan perdido sus hojas por completo. Las quitaremos nosotros con las manos antes de empezar con la poda.

Si quieres ver el vídeo del trabajo paso a paso, sólo tienes que hacer clic aquí.

Y… ¿El abonado en invierno?

Hace tan solo un mes que abonamos nuestros bonsáis intensamente, casi por última vez durante esta temporada, para que en primavera puedan volver a brotar con fuerza. Aunque en invierno, cuando los árboles están durmiendo, añadiremos de vez en cuando un poco de abono líquido al agua. A dosis muy bajas y pocas veces, quizás una vez al mes, o un poco más si no hace frío.


¡COMPÁRTELO!