Blog

Mitos y leyendas del bonsái

  Luis Alejandro Herrera       14/05/2020
Mitos y leyendas del bonsái

En todas las actividades que hacemos en la vida, siempre nos encontramos con mitos y leyendas, hasta tal punto que, en ocasiones, mito y realidad se difuminan. Algunas son justificadas, otras no sabemos de dónde han salido. Quizás algún mito o leyenda jamás sea resuelto (le pueden preguntar a Nessy = Nombre del Monstruo del lago Ness). Los que sí están resueltos, son los mitos o leyendas sobre el arte del bonsái. Aquí te presento los más comunes.

Juguemos a “Verdadero o falso” …

 

1. El bonsái es de origen japonés.

Falso: El bonsái se originó primero en China. Tenemos las primeras nociones de este arte a través de pinturas y poemas que hablaban de ello. Por lo que lo podemos datar entre los años 221-206 a. c . Los monjes comenzaron a hacer pequeños paisajes en miniatura, que le recordaban sus orígenes. Fueron aprendiendo a cultivar estos árboles en maceta y haciéndoles su mantenimiento, aprendiendo las primeras técnicas. Luego con las guerras y la migración de los monjes a Japón durante el período Kamakura (hace 780 años) los japoneses copiaron este arte y a partir de ese instante emergió un estilo japonés bastante característico y mundialmente famoso.

2. Los bonsáis son arboles de interior

Falso: Los bonsáis son árboles y como tal deben situarse en el exterior, pero, existen árboles de origen tropical y subtropical que pueden adaptarse al ambiente de interior de nuestras casas. Estas especies necesitan de unos valores de temperatura y humedad más o menos constantes y no soportan los cambios bruscos de temperatura. Estos árboles son los llamados bonsáis de interior. Son, entre otros, los Ficus, las Zelkovas, las Carmonas, las Malpigias, etc.

 3. El cuidado del bonsái es muy difícil. Son muy frágiles.

Falso:  Su cuidado botánico es muy sencillo. Al igual que sus hermanos mayores, los árboles en la naturaleza, todo bonsái necesita tres cosas: aire, agua y abundante luz solar. Pero sea cual sea, interior o exterior, ambos necesitan que les de la luz solar, necesitan aire en su sustrato y necesitan que le suministremos agua a través del riego. El mantenimiento de tu bonsái lo que busca es suministrarle estos tres elementos, para que tu árbol este sano y saludable.

¿Cómo vas hasta ahora, has acertado…? Te tengo otros mitos y leyendas.

4. El bonsái es solo para los maestros antiguos japoneses que conocen las técnicas ocultas y mágicas solo al alcance de unos pocos iluminados.

Falso: Todos podemos hacer bonsái y bonsái del bueno. Te explico mi caso. Yo comencé a hacer bonsái, por que vi una película de Karate Kid, donde el sensei Miyagi tenía unos arbolitos muy pequeños que cuidaba. Yo no tenía conocimientos ni de horticultura, ni de botánica, ni de arte. Me apunté en una asociación, comencé a leer revistas especializadas como la Bonsai Pasión y libros de otros autores. Comencé a practicar y ahora he desarrollado los conocimientos necesarios para mantener un bonsái vivo, para trabajarlo y convertirlo en una obra de arte. Es decir, si yo pude hacerlo, cualquiera lo puede hacer, incluido tu…

5. El bonsái precisa que trabajemos con él durante las 4 estaciones del año.

Verdadero: Lo maravilloso del bonsái es que es un arte vivo, por lo que tu árbol cambiara con la naturaleza y con el paso de las estaciones. En cada estación hay trabajos que conviene más hacer por cómo se desarrolla el árbol en esa estación. Lo mejor es hacer un calendario de trabajos para que lo disfrutes, lo lleves ordenado y tu bonsái reciba los mimos correspondientes a cada estación del año.

6. El bonsái sufre cuando le corto una ramita

Falso: El bonsái no sufre, sino imagínate cuando hacemos patatas fritas lo que sufre la patata…. El bonsái no sufre porque no tiene nervios, no tiene terminaciones nerviosas y por lo tanto no puede sentir dolor alguno. El árbol es uno de los seres vivos más eficientes del planeta y él responde a los estímulos que recibe. Si los estímulos son correctos (buen riego, abundante luz, poda adecuada, trasplante correcto), el árbol responderá fenomenalmente. Pero si los estímulos son malos, el árbol responderá mal y hasta podría morir.

7. ¿El bonsái es un árbol maduro igual que los otros? o ¿Es un árbol enano?

Pues, es Verdadera… la primera pregunta.

El bonsái es un árbol que crece y madura al igual que en la naturaleza, solo que con las técnicas que se le aplican de reducción, el árbol es más pequeño de tamaño, pero botánicamente esta igual de maduro. Crece, florece, fructifica, se desarrolla, todo igual que los demás árboles. El bonsái no es un árbol enano.

¿Como vas hasta ahora?… Ahora la última pregunta… La del millón…

8. Los bonsáis solo vienen de Japón y China

Falso: Los bonsáis pueden venir de cualquier parte del mundo, ya que hay árboles en cualquier lugar. El mundo vegetal es muy amplio y la mayoría de los arboles puedes ser aptos para convertirlos en bonsái, desde nuestras maravillas mediterráneas como el Olivo, pasando por los frutales como, los prunos, los naranjos y granados, la Pyracantha. Las especies tropicales y subtropicales como los Ficus, las Zelkovas, las Carmonas, pasando por los japoneses, chinos y coreanos, Arce japonés, Haya japonesa, Arce tridente, el Olmo chino, la Haya europea hasta los más comunes como son las coníferas (Pinos, Juníperos, Tejos, etc.) tenemos una variedad más que suficiente para disfrutar de este maravilloso arte.

¿Cómo te fue en el juego? ¡Seguro que bien! Si eres de los que nos siguen, seguro ya conocías algunas respuestas. Seguiremos buscando más mitos y legendas del bonsái para seguir descubriéndolas y compartiéndolas contigo. Juntos en este camino tan maravilloso llamado “Bonsái” …

Hasta el próximo juego….

Sobre el autor

Luis Alejandro Herrera

Dar a conocer el arte del bonsái es su pasión. Referente en el mundo del bonsai de Latinoamérica, Luis estudió y participó como instructor más de 15 años dentro de la Sociedad Venezolana de Bonsai. Ha tenido la ocasión de poder ampliar sus conocimientos con grandes maestros del mundo del bonsái como Pedro Morales, Nacho Marín y dentro de la escuela europea con el maestro italiano Salvatore Liporace. Consiguió quedar en el primer lugar del Concurso de Nuevos Talentos Caracas 2016 y realizó con éxito el curso nivel máster de la Escuela Europea de Bonsái en Puerto Rico. Durante su carrera ha sido instructor titular de la Sociedad Venezolana de Bonsái.

¡COMPÁRTELO!